Queridos amigos de Corporate Watch:

Gracias por su comunicación del 2 de abril de 2020, titulada “Comprender el capitalismo del Corona”.

Leemos que el capitalismo ayudó a crear esta crisis. El riesgo de aumento de las muertes por la enfermedad es un resultado directo de la escasez de ventiladores, pruebas, camas y profesionales de la salud, consecuencias de un sistema económico que prioriza las ganancias sobre nuestra salud. Sin embargo, les puedo asegurar que el capitalismo NO es el culpable. La culpa es del MILITARISMO, UN MUNDO MILITARIZADO. El riesgo de aumento de las muertes por la enfermedad es un resultado directo de la ABUNDANCIA de ametralladoras, balas, granadas, minas terrestres, morteros, bombas, cohetes, lanzacohetes e interceptores, torpedos, tanques, buques de guerra, aviones de combate, drones, instrumentos de tortura y espionaje, uniformes militares y vehículos para el transporte de las Fuerzas Armadas.

Además, el Gobierno tiene que pagar los salarios de las miles de personas que emplean para enseñarles a matar y enviarlos a misiones de asesinato. Por supuesto, también están los salarios del personal docente. De hecho, los que enseñan a matar ganan mucho más que los que trabajan para proteger, mejorar y prolongar la vida humana.

Los gobiernos también gastan fortunas en alimentar a las Fuerzas Armadas.

En resumen, sus palabras “……. consecuencias de un sistema económico que prioriza las ganancias sobre nuestra salud”. debería ser: “……. consecuencias de un sistema económico que prioriza la muerte sobre la vida”.

Por favor, les pido, mis amigos, que revisen sus puntos de vista sobre el mundo, si realmente desean cambiar la dirección que está tomando la vida en la tierra.

El capitalismo siempre ha existido, solo que los beneficiarios del Capital – dinero, posesiones, poder de control – fueron, inicialmente, unos pocos: familias reales, aristocracia e iglesias. Más tarde, a través del sistema bancario, surgieron nuevos propietarios y controladores de Capital. Esto, debes admitir, fue muy injusto con las masas, que estaban haciendo todo el trabajo duro pero eran tratadas como esclavas, o casi.

Era necesario un cambio, solo una cuestión de cuándo vendría. Bueno, finalmente llegó, y gracias al nuevo orden social, las masas pudieron y aún pueden disfrutar de una vida mucho mejor. Observe todos los países sin regímenes sociales, o lo que usted llama capitalistas, donde las familias ricas autoritarias y las corporaciones religiosas tienen las riendas de la economía. Encontrará pobreza extrema, analfabetismo, millones de personas que mueren de hambre o falta de atención médica.

Le recomiendo sinceramente que analice quién está involucrado en el negocio militar de miles de millones de libras. Descubrirá que los políticos de la extrema derecha a la extrema izquierda (incluidos los políticos “anticapitalistas”) disfrutan igualmente de las finanzas que les ofrece la Industria de la Muerte.

Nuestros gobiernos, conservadores o laboristas, no hacen ninguna diferencia, otorgan subvenciones quince veces mayores a las universidades que deseen emprender investigaciones militares (cohetes o bombas más potentes, material resistente al fuego para uniformes militares, metales que permiten el combate aéreo, aviones no tripulados, lanzacohetes, tanques , los fabricantes mejoran la eficacia de sus productos) que las universidades que solo realizan investigaciones médicas.

Al aceptar el sistema actual de investigación militar, industria militar, comercio militar y gasto militar, se está moviendo en la dirección opuesta a la dirección que cree que va.

Si desea hablar más, soy todo oídos.

Mis mejores deseos,

Alberto Portugheis
Presidente de HUFUD